Campaña contra la hepatitis B

Bajo el lema “Formosa contra las hepatitis B”, equipos de salud redoblaran esfuerzos con trabajos en inmunización y concientización.

Con motivo de celebrarse el 28 de julio el Día Mundial contra las hepatitis virales, el ministerio de Desarrollo Humano provincial intensificará a través de una serie de actividades la promoción de la vacuna que previenen la hepatitis B, incorporada al calendario de vacunación y de aplicación gratuita y obligatoria.

Desde el lunes 29 de julio hasta el viernes 2 de agosto inclusive “habrá una carpa en la plaza San Martín de nuestra ciudad, de 16 a 20 hs, desde la cual estaremos concientizando a la comunidad sobre la importancia de prevenir las hepatitis virales. Especialmente estaremos difundiendo la prevención de la hepatitis B a través de las medidas que deben tomarse para evitar el contagio y la vacuna”, explicó el responsable del Departamento de Inmunizaciones, Licenciado Julio Arroyo

En este marco dio a conocer que a la vez, un equipo de vacunadores estará aplicando la vacuna contra la hepatitis B “ya sea para iniciar el esquema en aquellos que no lo hicieron y a la vez, poniendo al día los esquemas incompletos con las dosis faltantes”, añadió. Recordó asimismo que con el esquema completo de tres dosis, la vacuna alcanza su mayor efectividad, brindando entre el 99 y 100% de protección.

A partir del 2014 en la Argentina, la vacuna contra la hepatitis B es de aplicación “universal”, detalló Arroyo. En el caso de los niños debe aplicarse bajo el siguiente esquema: una dosis dentro de las primeras horas del nacimiento junto con la vacuna BCG. Luego a los 2, 4 y 6 meses de vida a través de la dosis incluida en la vacuna pentavalente.

En tanto que en los adultos, debe hacerse con un esquema de tres dosis: una primera aplicación, luego la segunda “al mes de haberse aplicado la primera”, y la tercera “a los seis meses de haberse aplicado la primera”. En el caso de las personas que iniciaron el esquema pero no lo completaron porque distintos motivos “pueden ponerse al día en cualquier momento con las dosis que faltan, pero lo recomendado es hacerlo siempre con el esquema indicado”, aclaró el licenciado.

En la carpa se contará además con el equipo de salud del Programa de Enfermedades de Transmisión Sexual (ETS) –HIV/SIDA y Hepatitis Virales-. Los profesionales difundirán las medidas de prevención de los distintos tipos de

hepatitis y responderán a las preguntas, dudas e inquietudes de los vecinos interesados que se acerquen al lugar.

A su vez, en los hospitales y centros de salud de toda la provincia, se llevaran a cabo múltiples actividades para acentuar la prevención de la hepatitis B y se estará asimismo aplicando la vacuna “especialmente para captar a la población adulta que aun no la tiene aplicada”.

Vacuna contra la hepatitis A

Esta vacuna, al igual que las demás que integran el calendario de vacunación vigente es de aplicación gratuita y obligatoria para la población que se determina. Se encuentra disponible en todos los centros de salud y hospitales y vacunatorios de la provincia.

Debe aplicarse a los bebés al año de vida (12 meses) en una dosis única. “Pero los niños nacidos a partir del año 2005, si aún no recibieron la dosis correspondiente, igual pueden recibirla actualmente”, comentó el referente del área de inmunizaciones e instó a los padres a acercar a los niños a los distintos centros sanitarios para recibirlas y estar protegidos mediante esta fundamental medida de prevención.

¿Qué es la hepatitis?

Es una afección que afecta el hígado y en la mayoría de los casos es causada por un virus. Las hepatitis virales son cinco, originadas en mayor medida por los virus: A, B y C; y en menor medida por los virus D y E.

La hepatitis B es ocasionada por el virus de la hepatitis B. Esta infección afecta directamente al hígado y si no es tratada a tiempo puede ser muy grave. Se transmite a través de los fluidos genitales y/o sangre infectados. No se transmite por medio del agua o la comida, tampoco por estornudar, abrazar o toser.

La vías de transmisión son por contacto sexual no protegido, o al compartir agujas, jeringas o elementos cortopunzantes. También, de la madre al bebé durante el parto. El personal de salud por accidentes laborales. En tanto que en menor medida puede contagiarse por transfusiones sanguíneas gracias al riguroso control que se realiza en el proceso de donación.

Muchas personas que tienen hepatitis B no llegan a tener ningún síntoma. La mayoría de los adultos que tienen síntomas los manifiestan en un plazo de 3 a 6 meses después de la transmisión. En ciertos casos, sus síntomas pueden tardar muchos años en aparecer –hasta 30-.

Sin embargo la persona la transmite mientras la enfermedad se mantiene silenciosa y el daño al hígado puede ocurre igual durante este tiempo, causando por ejemplo insuficiencia hepática aguda, cirrosis hepática y cáncer de hígado, entre otras afecciones que en muchos casos tienen un desenlace fatal y solo pueden ser contrarrestadas por medio de un trasplante hepático.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *