Francisco vivió 19 años con una mandíbula prominente y fuertes dolores, luego de una cirugía, su vida cambio de manera rotunda

TESTIMONIOS EXPERANZADORES
“Cuando me dijeron que me tenían que hacer una cirugía ortognática me quedé helado, no tenía idea de qué se trataba”, inició Renzo Francisco Flores Velarde, de 19 años. El es un paciente de la salud pública que quiso compartir su experiencia sobre cómo cambió su vida desde su operación, que se realizó de manera gratuita en el Hospital de Alta Complejidad en forma conjunta con profesionales del servicio de cirugía maxilofacial del Hospital Odontológico de Complejidad Integrada.

Francisco vivió 19 años con una mandíbula prominente y fuertes dolores, luego de una cirugía, su vida cambio de manera rotunda

El joven formoseño comparte su historia con la esperanza de que las personas que padecen su condición se enteren de que la salud pública provincial ofrece un programa gratuito a pacientes con o sin obra social.

Francisco comentó que desde los 7 años que usaba ortodoncia porque “mordía mal” pero que a los 12 años su condición se agravó. “Tenía la mandíbula hacia adelante, mordía mal y use ortodoncia desde los 7 años, use todo tipo de ortodoncias, usé mascaras, disyuntor, removibles hasta que llegué a la ortodoncia. Hasta ahí no se notaba mucho. Pasaron los años y al tener 12, el problema volvió, ya que comencé a crecer y se volvió a notar mucho mi problema”, relató.

Su doctor lo anotició de que indefectiblemente necesitaría cirugía, sin embargo era muy joven y debía esperar a tener 18 años. En consecuencia, continuó utilizando ortodoncia, pero su familia tenía sobre sus espaldas el peso de saber que se trataría de una operación compleja y muy costosa económicamente.

 

Un programa esperanzador
“Mi mama escucho un día que en el Hospital Odontológico se habilitó un programa de cirugías y por eso se fue a averiguar. A partir de ese momento volvieron las esperanzas de poder operarme, vine a la consulta, me hicieron los estudios, y allí comencé el tratamiento”, contó el joven.

Luego de dos semanas de su operación, Francisco experimenta un notable cambio en su calidad de vida. “Entre un viernes a cirugía a las 9 de la mañana y salí a las 7 de la tarde. Después estuve apenas unas horas internado. Nunca sentí dolor y estuve muy contenido por todos, tanto médicos como enfermeros”.

El paciente aseguró que “con toda confianza puedo recomendar el servicio que brindan en el este hospital odontológico” y celebró que en ese nosocomio especializado se brinde espacio tanto a personas con obra social como a las que no tienen.

Francisco vivió 19 años con una mandíbula prominente y fuertes dolores, luego de una cirugía, su vida cambio de manera rotunda 3

 

Una vida nueva
“A partir de mi operación mi vida es otra cosa, es un cambio rotundo, yo sentía dolor de manera permanente,  ahora ya pasó todo, no siento nada a pesar de que tengo las gomitas, puedo hablar mejor, respiro mejor, antes respiraba por la boca ahora respiro bien por la nariz. La gente que me conocía, me ve ahora y me dice que es impresionante lo que cambié”, confesó.

Añadió que a su entender, lo más beneficioso es la rapidez de la recuperación y que puede hablar de manera normal “Lo bueno es la rapidez de la recuperación, ya hablo bien, normal”.

Para finalizar, envió un profundo agradecimiento a todo el sistema público de salud provincial y animó a las personas que padecen la dolencia que él tenía “que se operen”. “Yo tenía miedo de operarme, pero la contención que me brindaron, me dio seguridad. Es una gran oportunidad para todos los que necesitan de esta cirugía. Gracias a las políticas de salud que se están desarrollando en Formosa, tenemos estas cirugías de manera gratuita. Gracias a todos”, concluyó.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *